Una exuberante rusa de mirada muy poco fría, con una figura y sensualidad que hacen que pernoctar junto a ella en un glaciar sea tan cálido como hacerlo  en la mismísima ciudad de Kebili, en Túnez.