Sin querer se convirtió en la tercera pieza, según ella y todas las pruebas que ha demostrado durante este tiempo, de una pareja que estaba más que rota para él.