“Las estadísticas están para romperlas”. Sí, es cierto. Pero ¿y los records? ¿También están para romperse? Algunos puede que sean casi imposibles de superar.