¿No has sentido alguna vez un leve cosquilleo detrás de la cabeza mientras escuchas como alguien te habla o realiza ciertos gestos? Si alguna vez te ha ocurrido, no te asustes; es más, podrías sentirte incluso afortunado.

Ese cosquilleo es lo que se conoce como ASMR: Autonomus Sensory Meridian Response, traducido al español como ‘Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma’.

Esta respuesta se concibe como una sensación de cosquilleo u hormigueo detrás de la cabeza, llegando a proporcionar incluso en el ser humano hasta un cierto placer (también es denominado como “orgasmo cerebral”), motivada por una serie de estímulos auditivos o visuales. Estos estímulos se conocen como disparadores o detonantes, y abarcan desde el hecho de ver a una persona realizar una serie de tareas o escuchar hablar a otra mediante susurros. No todo el mundo tiene la capacidad de sentir el ASMR, al igual que no todos lo sienten ante un mismo detonante.

Gran parte de la fama que ha ido adquiriendo este concepto durante los últimos años ha sido gracias a la plataforma de YouTube, donde cada vez son más los youtubers que dedican sus vídeos a intentar provocar dicha sensación entre su audiencia de la red social. Aquí, como muchos de ellos defienden, la finalidad no es sólo provocar ASMR, sino sumergir a la persona en un estado de total relajación o desinhibición (no sólo buscando generar esa sensación de cosquilleo), sobre todo para aquellos que no son receptores de esta respuesta sensorial.

asmr_youtube_videos

SusurrosdelSurr (izquierda) y Hermetic Kitten (derecha) durante sus vídeos de ASMR

Como bien hemos mencionado, un mismo detonante no tiene por qué serlo para todo el mundo; es más: cada persona debe descubrir cuál es el suyo. En YouTube, muchas son las prácticas que se llevan a cabo para intentar detonar esta sensación entre los distintos receptores que visualizan los vídeos: golpear determinados objetos con texturas diferentes para generar sonidos, susurrar o contar en voz baja historias o recitar palabras y poemas, o incluso realizar lo que se conocen como roleplays, caracterizando a personajes reales o de fantasía en situaciones peculiares para potenciar el ASMR visual (en los otros casos, se estaría buscando detonar el ASMR auditivo).

Quizá pueda parecerte extraño la primera vez que visualices este tipo de contenido. Especialistas y neurólogos intentan encontrar una respuesta al por qué determinadas personas lo pueden padecer y otras no. Por tanto, si eres de los que es capaz de sentir ASMR, puedes estar de enhorabuena.

Así que, ¿a qué esperas para descubrirlo? Entra en YouTube y prueba con distintos vídeos para encontrar tu detonante. Y si no lo encuentras, seguro que descubres un nuevo mundo al que acudir cuento necesites relajarte o simplemente, desconectar.