Cuando decidimos ver una película, y esta es buena, nos encontramos tan inmersos en la trama o en sus cuidadas escenas y efectos especiales que nuestro ojo no ve más allá de lo que aparece en la