Vino al mundo para seducir y ser venerada. No entiende la vida sin el erotismo de la belleza, ni el amor con el corsé de sexos. El humano fue creado para amar, y ella ha amado infinitamente.

Dicen que cuando, un 19 de abril, vio la luz, una conjunción de dos grandes estrellas se creó sobre la pequeña. ¿A qué se refieren con eso?
Por aquel entonces mi padre era el chófer en Francia de la actriz Marlene Dietrich. Cuando le comunicaron mi nacimiento, él estaba junto a la artista y ella preguntó por el nombre que iban a ponerme. Mi padre, sin pensárselo, respondió: “Le llamaremos Marlene, como usted, si nos lo permite”. Y ella, feliz, pronunció (aún no se sabe si como profecía o conjuro): “Claro, y será artista como yo”. Y fíjate, con los años, la niña del chófer se convirtió en artista.

¿Cuál era ese secreto que guardaba tu familia y que no conociste hasta pasados los años?
Cuando llevaba muchos años en el mundo de la interpretación, mi abuelo y mis padres, durante una reunión familiar, me contaron la historia “prohibida” familiar: la de mi tatarabuela, una joven madre que, por su amor al cabaret en el Moulin Rouge, fue renegada por la familia. Antes de que el Moulin fuese el lugar donde aristócratas y poderosos pasaran a formar parte de su clientela habitual, el barrio de Montmartre era conocido por ser una zona donde se reunían a beber personajes de dudosa reputación y con el entorno ideal para ejercer la prostitución. Una época y lugar en París en la que el hecho de que una jovencita de la familia se dedicaste al cabaret se convirtiera en una deshonra. Desde que se inauguró el cabaret, ella perteneció al elenco de artistas. Mi tatarabuela luchó por su sueño y se declinó por vivir sus años más felices sobre un escenario, donde creció como mujer y artista, llegando a ser una de las cabareteras más queridas por el público y musa del cartelista Touluse – Lautree, dejándola inmortalizada, con varios cuadros, en las paredes del Museo de Orsay.

Y, sin embargo, hoy en día Francia, y sobre todo París, son considerados la cuna del amor y la sensualidad gracias a sus espectáculos.
Si alguna vez fuimos conocidos por el color, la diversión, la libertad y la sensualidad en nuestros espectáculos y vidas, en los últimos tiempos la Francia cosmopolita, la que había recibido con los brazos abiertos a ciudadanos de todo el mundo culturalmente y religiosamente, tan distintos y distantes a nosotros, a día de hoy, necesita más que nunca tener presenta nuestro lema: “Libertad, igualdad, fraternidad”.

¿Cómo eras en tu juventud?
Siempre he sido rebelde, de espíritu libre y con las ideas claras. Todo lo que desde niña me propuse lo he ido cumpliendo. Por resaltar una anécdota: mi primer contacto con el mundo de la moda y el espectáculo lo tuve en el 1986 cuando gané “Primera Dama de Honor” de Miss Francia. Cuando me inscribí en el concurso, todo el mundo me aconsejó que me dejara el pelo largo (ya por entonces y hasta día de hoy lo he tenido corto) porque, según los cánones de belleza en aquellos años, una mujer debía tener el pelo largo. ¿Qué hice yo? No hacer caso a nadie. Para mí, la personalidad siempre ha ido y va por encima de todo.

¿Cómo te consideras como persona?
Me considero fiel a mis principios, los mismos que te enumeré antes: un tanto rebelde, de ideas claras y con un espíritu libre. Muchas veces, por mi fuerte carácter, me considero un hombre con el cuerpo y sensualidad de una mujer.

Eso explicaría muchas cosas, como tu bisexualidad, por ejemplo. ¿Qué es para ti el amor, qué sentido tiene la sexualidad?
Amar y desear, cualidades que nacen con nosotros. Cuando he amado lo he hecho con la misma intensidad a un hombre que a una mujer. En los noventa, cuando realicé aquellas portadas con Jesús Vázquez, en España la homosexualidad era considerado como un problema social. Hoy en día la sexualidad tiene la importancia que uno mismo quiera darle y la homosexualidad ya está totalmente normalizada.

Has hecho moda, presentado programas, participado en realities, cabaret… ¿qué tipo de artista es Marlene Mourreau?
Cuando Chicho Ibañez Serrador me fichó para ‘El Semáforo’, yo aún no me había planteado seriamente lo de ser vedette, pero el maestro me dijo: “Con tu altura y sensualidad debes centrarte en el espectáculo de revista”. Los números de revista que hice en ‘El Semáforo’, bajo su dirección, me sirvieron para coger mucha confianza en mí misma y replantearme mi carrera y ser lo que hoy soy.

¿Podemos decir que eres una creación de Chicho Ibañez?
Por mi parte sería muy presuntuoso considerarme una creación, como dices, de este gran artista. Chicho ha hecho grandes obras para el mundo del espectáculo. Yo solo soy una humilde trabajadora que gracias a sus enseñanzas crecí como persona y artista. Ha habido dos grandes maestros televisivos, Chicho y José Luis Moreno: ambos me han enseñado el sentido del ritmo del espectáculo en todos sus ámbitos.

¿En qué programa, de los que se emiten hoy en día, te gustaría participar?
En pocos o en ninguno. Algunos porque no me gusta el formato y otros porque sé que los directores y productores no se preocuparán de hacer un guion para una colaboradora y presentadora extranjera, con un acento y personalidad tan marcada como la mía. Hoy en día la televisión va a lo fácil, ya nadie arriesga como lo han hecho los grandes que han escrito la historia de la comunicación televisiva en España. Tras participar en varios realities, aprendí que cuando sales de uno te va bien un año, como mucho, hasta que se celebra otra edición. Luego, tus contratos y caché bajan considerablemente.

¿A qué edad se retira una vedette?

El hecho de ser actriz no va ligado con la edad, al igual que ocurre con una vedette en cabaret, siempre que te sientas guapa y con fuerzas. Creo que toda mujer lleva una vedette en su interior: el hecho de seducir bailando, cantando, ponerse guapa para tu público para la persona que amas, no tiene edad. Nací desnuda, trabajé desnuda y moriré desnuda. -Sentencia-

¿Volverás a casarte? ¿Cómo te ves en un futuro?

No, el amor me ha hecho mucho daño. Me he dado cuenta que nací para ser libre e independiente.

 

  • marlene_mourreau_1
  • marlene_mourreau_2
  • marlene_mourreau_3
  • marlene_mourreau_4
  • marlene_mourreau_5
  • marlene_mourreau_6