Simers de todo el mundo: aunque salen a la venta el 10 de Noviembre, ya os podemos contar muchas cosas con las que vamos a disfrutar en Los Sims 4: Perros y Gatos.

Desde que salió el primer juego, allá por el año 2000, he de reconocer que no he parado de disfrutar de ellos. Sin duda, me parece el mejor videojuego de simulación social que ha existido. Ahora, después de casi 18 años “creando vida”, sale una nueva expansión para Los Sims 4. Llegan las mascotas, la fauna doméstica, los perros y gatos.

sims4_perros_gatos_3

EA Games

Cuando anunciaron la llegada de la cuarta generación de Sims todos estábamos salivando. Nos anunciaron la vida misma y no defraudaron. El único ‘pero’ fue que faltaban muchas cosas (como suele ocurrir cuando lanzan el juego sin ninguna expansión adicional), y aún nos siguen faltando. Gracias a los simsgurus, poco a poco se van haciendo realidad las peticiones de la comunidad y con estos desembarcos escalonados hemos llegado, al fin, a las mascotas.

Una de las novedades de esta expansión, además de ‘crear’ tu mascota con la herramientas habituales en el Modo Creación (mejorado, por cierto), es la cantidad y variedad de interacciones que puede llevar a cabo tu Sim con los animales creados (desarrolladas a partir de las propias experiencias de los simsgurus con sus mascotas reales, siguiendo el ejemplo de la vida misma), lo que nos indica que podremos comunicarnos con ellos cuando tengan necesidades básicas, siendo las propias mascotas las que nos lo indiquen y no sus niveles de necesidad.
 

 
Los rasgos distintivos de las mascotas han mejorado hasta casi pareceres reales. Los perros hay que sacarlos de paseo, desentierran cosas, persiguen pájaros (aunque no sabemos qué pasará con los carteros…) y, como dice Grant Rodiek: “Pedirán que les lancéis cosas para ir a buscarlas en la playa” ¿Tendremos nuevo barrio con playa? Parece ser que sí. ¡Ah! Y vuelve el entrenamiento con pista de obstáculos. Por otro lado, los gatos pueden ser fieros ante determinadas situaciones y/o personas, pero también pueden tener pánico a algo tan común como la televisión, entretenerse ellos solos, o incluso jugar con un puntero láser.

Otra de las novedades más sorprendentes y divertidas es la posibilidad de disfrazar a tu mascota, ataviándola con una aleta de tiburón o con un disfraz de dinosaurio. Pero, ¿y si nuestros amigos se ponen enfermos? Pues aquí está el bombazo de esta edición: habrá veterinarios que nos podrán ayudar. Los podremos llevar a la clínica, e incluso, nosotros podremos tomar la profesión de veterinario y acudir al trabajo como una profesión más.

Lo que no nos cabe duda es que van a ser unos nuevos fantásticos miembros de la familia, y a menos que tengáis alergia a su pelaje, los vais a querer tanto como a vuestras mascotas reales.